Connect with us

Kōmori

María Martí: “Vestir la camiseta del Valencia era todo un sueño”

VCFFEM

Entrevistas

María Martí: “Vestir la camiseta del Valencia era todo un sueño”

Se cumplen 10 años del debut en la Superliga del Valencia Femenino. Charlamos con Trueno, que vistió seis temporadas de valencianista y tomó parte en aquel partido

Tal día como hoy hace 10 años el Valencia CF Femenino jugaba su primer partido. En el verano del 2009, el Colegio Alemán había firmado un convenio con la Fundación del club valencianista y pasó a competir con su nombre y con su misma indumentaria. El calendario de aquella temporada 2009/10 quiso que el estreno en la Superliga fuese un derbi ante el otro equipo de la ciudad, el Levante UD.

El encuentro se celebró en el Campus de Tarongers y se saldó con victoria granota por cero a dos. Cristina Estévez Xurru, Estela Ríos, Nuria Masiá, Ivana Andrés, María Martí, Arantxa Lozano (la capitana), Creu Ferrer, Gemma Gili, Marta Mateos, Carmen Pitarch y Ana Torrentí formaron el primer once. En el banquillo, Óscar Suárez.

Para conmemorar la efemérides charlamos con María Martí (València, 1990), una de las futbolistas que ese día se vistió de corto. Más conocida futbolísticamente como Trueno, portó la camiseta del Valencia con el ‘7’ durante seis temporadas. Repasamos su trayectoria, sus recuerdos de aquel primer partido y la evolución del fútbol femenino en los últimos años.

¿Dónde empezó a jugar al fútbol?

Comencé en la Escuela de Fútbol Cracks a la edad de cinco años porque mi madre me apuntó ahí. Estaba en ballet, pero a mí no me gustaba. Como mi hermano jugaba en Cracks dijo: ‘Pues te meto a jugar a fútbol’. Empecé, me encantó y continué.

¿De dónde le viene lo de Trueno?

Eso fue en un torneo que fuimos a la Costa Blanca con el DSV (Colegio Alemán de Valencia). Yo entonces estaba jugando con chicos, pero me llamaron Pedro Malabia y Ray (Henric-Coll, entrenador) para ir a disputarlo. En el equipo había otra María. Como me decían que estaba un poco tronada, muy loca, me empezaron a llamar Trueno. No viene de rápida ni nada de eso, sino de que estaba un poco loquilla.

¿Qué recuerda de sus años en el Colegio Alemán?

De mi época allí recuerdo todo. Momentos duros, de tener que entrenar en los campos de tierra que tenía el Colegio Alemán. Nada tenía que ver entonces el fútbol femenino con el de ahora. Pero también fueron muy bonitos e intensos. Fueron para mí los mejores años. Yo llegué a los 14. Estás en una edad en la que te encuentras amigas que lo son para siempre, mantengo amistad con muchas de ellas. Hicimos un gran equipo. Yo empecé en el ‘B’ y al año me subieron al ‘A’. Cuando subimos a la Superliga ese año (2007) fue espectacular. Ganamos todo, el vestuario era una familia. Eso hizo que subiéramos a Primera división.

Hace hoy diez años jugaron ante el Levante el primer partido en la historia del club. ¿Qué memoria guarda de aquel encuentro?

Lo recuerdo con muchos nervios, mucha ilusión y muchas ganas por hacerlo bien. Al final vestirse con la camiseta del Valencia para mí y para todas mis compañeras era un orgullo, era lo más. Mi sueño desde pequeñita era vestir la camiseta del Valencia. Era un sueño cumplido.

Hábleme de su entrenador de entonces, Óscar Suárez.

Cuando viene Óscar es un cambio importante, porque los que llevaban el proyecto eran Ray y Pedro y llegaba un entrenador nuevo al primer equipo. Hicimos buena temporada, supo gestionar el equipo muy bien, siempre transmitiendo buen rollo y la seriedad que tiene que poner como entrenador. Para mí es una gran persona y le tengo mucho aprecio. Es un amigo.

María Martí, en un derbi ante el Levante de la temporada 2011/12. VCFFEM

En la temporada 2011/12 lucharon para salvar la categoría y en la 2014/15, finalistas de la Copa de la Reina (perdieron 2-1 ante el Sporting de Huelva). ¿Cómo explica esa evolución?

Al final el club apuesta más por el fútbol femenino. Se ficha gente, se profesionaliza un poco más todo: los fisios, los médicos… El rendimiento del equipo crece. La calidad del equipo aumenta con las incorporaciones que llegan entonces, las que vinieron del Barça, Carol, Leila…Mapi y Mariajo, del Espanyol… Nos dieron un puntito de competitividad que nos hacía a las demás mejorar y hacer el equipo más fuerte. Fue una lástima que nos quedásemos a las puertas de ganar la Copa. Lo tuvimos muy cerca.

Usted juega en el Valencia seis temporadas. ¿Con qué momento se queda de este tiempo?

Contando con el Colegio Alemán, en Primera División estuve desde los 16 hasta los 24. ¿Con qué momento me quedo? Con todos. Vestir la camiseta del Valencia para mí cada partido era toda una ilusión. Siempre me recuerdan la chilena que metí, la final de la Copa de la Reina fue una experiencia chula, aunque no la jugué, el viaje a Japón… Y luego me quedo con todos los momentos en bus. Pasamos más momentos en bus que… Yo me he sacado la carrera de arquitectura en un autobus. La unión que hacías allí, ayudándonos las unas a las otras, también nos enriquecía como personas y futbolistas.

Gol de Trueno de chilena ante el Prainsa, jornada 3 de la 2013/14. VCFPLAY

Deja el club al término de la 2014/15, con solo 24 años. ¿Por qué tomó esa decisión?

Realmente yo no dejo el club, el club me deja a mí. Yo no renuevo contrato y no puedo seguir. En ese momento es un palo fuerte, aunque te lo vas esperando porque durante esa última temporada no estaba jugando como venía haciéndolo anteriormente. Yo ya había terminado entonces la carrera, estaba buscando trabajo por aquí por València, así que moverme no era una opción. Tampoco tuve ofertas de otros clubes. Me cerré un poco las puertas diciendo que no iba a jugar en otro equipo que no fuese el Valencia. Si hubiese sido más laxa quizás hubiera continuado unas temporadas más. Realmente acabas quemada, lo que quieres es desconectar, terminar con el fútbol y empezar una vida nueva. (Comencé a) currar, a los dos años me casé con mi pareja, tuve una niña… Esa etapa de mi vida fue muy bonita y lo va a ser para siempre.

¿Cómo valora el desarrollo del fútbol femenino en esos años?

El fútbol femenino está creciendo a una velocidad abismal. Que apuesten todos los patrocinadores hace que la gente se vuelque más y crezca. Hay que analizar también el fútbol masculino e intentar no cometer los mismos errores. El femenino tiene su encanto por lo familiar que es. Ya me gustaría haber tenido las condiciones con las que juegan ahora y con toda la evolución que se ha hecho. Espero que siga así, porque queda todavía trayecto por recorrer.

Nacido en València en 1990. Periodista y comunicador. Editor de Kōmori.

Haz click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Entrevistas

Arriba